Diez consejos para escribir un cuento

Cada vez que hablo con un profesor de escritura creativa suelo escuchar atentamente lo que dice, porque, la verdad, reconozco que soy un escritor muy intuitivo que sólo reflexiona sobre la técnica que usó para dar forma a una pieza de ficción corta una vez acabada esta. Estos días ha caído en mis manos un feliz librito editado por la Asociación Mucho Cuento de Córdoba en el que cinco de los mejores cuentistas del panorama nacional (Merino, Palma o el gran Ángel Zapata, entre otros…) reflexionan sobre esta suerte literaria. Tras publicar dos libros de relatos, tengo una serie de ideas sobre cómo dar forma a un cuento y ahora las comparto con la humilde esperanza de que a algún escritor pueda servirle de algo. Esto es, de cualquier forma, una interpretación personalísima sobre el proceso de producción creativa de un cuento. Nada más.

1.- Una idea es un cuento. Cuando tu mente te señale la semilla que luego podrá germinar en una pieza de ficción, anótala rápidamente.

2.- Una vez que la idea ha nacido, no tengas prisa por ponerla en negro sobre blanco. Dedica unos días a dibujar mentalmente la trama y los personajes, complementando diferentes escenarios, a veces radicalmente distintos entre sí. Cuando elijas uno de ellos, escríbelo.

3.- La trama de un cuento puede ser muy elaborada o no. Depende todo de la extensión que le des a tu texto. Lo que sí tienes que tener claro es de dónde partes y a qué punto quieres llegar. Es lo que se conoce como técnica circular: fijar el inicio y el final y dejar que todo fluya.

4.- Los personajes son capitales en el cuento porque, a medida que crecen, hacen avanzar la acción. Con un par de pinceladas acertadas puedes caracterizarlos. Luego los hechos dotarán al personaje de las características necesarias para seducir al lector.

5.- Si en una novela el principio y el final son determinantes, en un cuento son casi el 70% de la narración. Un principio con gancho hace que el lector no cierre el libro y un final que emocione o sorprenda hace que el cuento sea redondo.

6.- En el cuento hay que elegir muy bien qué quieres decir y, casi tan importante, es saber qué callar.

7.- La concisión es vital en el cuento. Es voluntad de estilo. La brevedad te ayudará a no marear al lector con ramificaciones que no tienen nada que ver con la idea-fuerza del relato. Hay que huir de las frases hechas y de lo previsible.

8.- Una vez que acabes el cuento, léelo varias veces. Igual es hasta buena idea hacerlo en voz alta. Si no te gusta el tono cuando verbalizas la historia, es que algo ha fallado.

9.- Corrige el cuento tantas veces como te sea posible y depúralo, corta y recorta, cambia palabras que se asientan sobre lugares comunes y busca el sinónimo que, sin saberlo, elegiste para expresar la idea inicial que tenías. No tengas prisa.

10.- Un cuento es una creación perfecta. Siempre digo que es la esgrima literaria del escritor, el magma primero, una playa que siempre será acogedora para el creador. Practícalo mucho, porque la experiencia acumulada es capital para el escritor y ayuda a definir, en las distancias cortas, aquellas armas que te serán imprescindibles en tu trayectoria.

Anuncios